Siempre he creído en la Inspiración que prende el fuego del corazón y se manifiesta en un hormigueo, un escalofrío que recorre tu cuerpo... un estado de gozo, de profunda brillantez, un momento sin tiempo, un silencio que conmueve el Alma.

Mitología Irlandesa.

viernes, junio 12, 2015

Hemos dejado de soñar, hemos olvidado la magia...

Ludmila Osa L

Hemos creado un mundo de ideas, conceptos y cosas
Hemos dejado de creer en lo sutil y con esto diseñado sistemas a partir de lo tangible, concreto y material.
Hemos dejado de soñar, de inventar,
Hemos olvidado la magia, el mundo de la energía, de la posibilidad de crear con ella nuevas formas, nuevos medios de desarrollo.
Hemos puesto nuestro corazón y espíritu fuera de un contexto coherente, dentro de un plano que no entiende  de sensaciones, que se expresa en un lenguaje diferente. Desconectándonos de toda sustancia, olvidando lo sencillo, lo apacible de cada momento, haciendo casi imposible creer que se puede vivir sin todo el mundo ilusorio que hemos creado.

Vivimos sin asombro, nos da vergüenza manifestarlo, con cara  de “aquí no pasa nada…”, “no siento nada…”, refugiándonos en un mundo de exigencia, control y estructura, logrando con esto evadirnos de nosotros, creyendo que así nos volvemos intocables, que esta postura nos mantiene fuera de peligro y sufrimiento.

¿Qué logramos con esto?

Una vida que no nos llena, vivir endebles, sin arraigo, sin conexión a la fuerza de la naturaleza, a la fuerza básica de este planeta, como si no pisáramos el suelo, con esto nuestro cuerpo y mente se mantienen sin vínculo, caminando en direcciones opuestas, siempre luchando con ese instinto natural, con esa sensación interna que nos dice que algo no está bien, que algo está fuera de lugar, chueco…

¿Qué se le va hacer? es ahí donde vivimos, esa es hoy la realidad, nos costo años cristalizarla de esta forma, claro que la podemos cambiar, hoy en día muchas personas y movimientos están en ese intento, nos quedaría unirnos a él comenzar a definir una nueva forma.

A mi me gusta cerrar los ojos he imaginar lo indispensable, antes de la revolución industrial, antes de que las máquinas sustituyeran la fuerza de trabajo del hombre, ¿cómo eran las cosas en ese momento?, ¿cómo se vivía…?, había más espacio, los tiempos eran lentos, las cosas se iban desarrollando poco a poco…, (3 minutos de reflexión)...ya situándome ahí, recuperando mi conexión, mi fuerza básica, dejando que mi imaginación vuele y detalle las cosas lo mayor posible…, abrir los ojos recorrer mi casa, encontrar algo de lo que podría prescindir a partir de este momento, una cosa menos de que preocuparme a partir de ahora, aligerar mi vida, aligerar mi carga…,

Sólo una cosa a la vez, no vuelvas a la exigencia, que sea un movimiento suave pero contundente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada