Siempre he creído en la Inspiración que prende el fuego del corazón y se manifiesta en un hormigueo, un escalofrío que recorre tu cuerpo... un estado de gozo, de profunda brillantez, un momento sin tiempo, un silencio que conmueve el Alma.

Mitología Irlandesa.

viernes, mayo 22, 2015

No hay problemas, es sólo nuestra mente

Ludmila Osa L.

Si dices tengo un problema, en ese momento tienes un problema. Piensas que algo está mal en ti? Te reconoces pensando que tienes un problema, entonces tienes un problema, en realidad pensar en un problema, pareciera ser la forma en que nos creamos un problema.

Fui a algunas enseñanzas con un maestro que se llamaba Lama Tharchin Rinpoche, él decía que su mente era como un chango, que si le daba cuerda al chango este se seguía y no había forma de pararlo, qué hacer? Traer al chango con la correa corta, educando a nuestra mente, que no sea ella la que tome las riendas y nos haga crear y crear problemas que no lo son.

Nuestra mente es el único problema, hay que cortar la raíz, cuál? creer que vamos a resolver algo, puede que así sea, pero los problemas no van a terminar surgirán otros, unos más grandes, otros pequeños, pero no acabaran, hay que seguirlos resolviendo, cómo podemos parar esto?, con la meditación, ella no va resolver ningún problema, los que creemos problemas seguirán ahí y aparecerán otros, pero lo que sí podemos hacer es liberarnos de la mente, ella es la creadora de los problemas, una vez que nos damos cuenta que no somos nuestra mente hemos tocado nuestra trascendencia, los problemas comenzaran a volverse cada vez más pequeños, hasta que desaparezcan. En ese momento hay un gran silencio, desaparece esa voz, seguido de una paz, un estar y sentirse en paz, el mundo frente a ti sigue, pero tú estás observando lo que sucede, no vez los problemas, sólo sientes la paz, el silencio de la mente que ya no crea problemas, sólo observa el fluir de lo hechos, el paso entre ellos.

La meditación trae momentos que perecieran poco creíbles, pues sin resolver ninguno de los problemas, se resuelven todos de golpe, es un gran salto en nuestra conciencia, un salto cuántico.

Al meditar lo importante es propiciar la apertura a algo nuevo, no somos sólo mente o sólo cuerpo, al lograr poner la mente a un lado y todavía ser, dejas de formar parte de la mente colectiva, comienzas a atravesar  por un hermoso proceso de inmenso valor.

Inspirado en enseñanzas de Osho y Lama Tharchin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada