Siempre he creído en la Inspiración que prende el fuego del corazón y se manifiesta en un hormigueo, un escalofrío que recorre tu cuerpo... un estado de gozo, de profunda brillantez, un momento sin tiempo, un silencio que conmueve el Alma.

Mitología Irlandesa.

miércoles, septiembre 21, 2011

MABON




Mabon es el equinoccio de Otoño (se celebra el 21 de septiembre o 23 
septiembre hemisferio norte). 


(recopilación)
El equinoccio de Otoño divide el día y la noche de igual manera y tomamos un momento para dar nuestros respetos a la oscuridad. La Diosa llora a su consorte caído y va abandonando su aspecto de Madre para acercarse a su aspecto de Vieja. Es buen momento para reflexionar y aprender más sobre las hierbas.
A este Sabbat también se le conoce con los nombres de Equinoccio de Otoño, Nacimiento del Invierno (Teutónica), Alban Elfed (Caledónica).

COMIDAS DE MABON:
Manzanas, Nueces, Pan.

HIERBAS DE MABON:
Rosa, Salvia, Vegetales.

INCIENSOS DE MABON:
Salvia.

COLORES DE MABON:
Rojo, Anaranjado, Marrón, Oro.

PIEDRAS DE MABON:
Zafiros, Agatas amarillas.


Este sabbat también es llamado "última cosecha", pues aunque la cosecha comenzó a recogerse en Lughnassadh, es en Mabón donde se completa, y se agradece por lo recogido, pidiendo una buena cosecha para el próximo año. Es tiempo de descansar luego de la ardua tarea. Es momento de mirar hacia atrás, reflexionando sobre los esfuerzos del pasado y alegrándonos por un trabajo bien hecho. Junto con la cosecha juntamos las semillas que contienen la promesa de la nueva vida en primavera; es el misterio de la vida en la muerte.
En las estaciones de la Diosa, según Graves, es la etapa de reposo luego del trabajo duro del verano, mientras su embarazo avanza
Sabbat de Mabón, Ritual de Mabón, Ritual del Equinoccio de Otoño. A partir de Mabón, el Dios de la luz es vencido por su gemelo, el dios de la oscuridad; es el momento en que la noche conquista al día. Mientras se mueve la rueda del año, nos preparamos para un funeral. El Dios, quien nació de la diosa en Yule pasado, es ahora un hombre maduro, todavía fuerte en su intelecto pero atrapado en un cuerpo que se debilita. Sabe que va a morir en Samhain y mira con nostalgia su vida pasada. Se prepara para dejar su cuerpo físico y comenzar la gran aventura en el mundo de lo no visto hacia la renovación y renacimiento. La diosa se compadece del sol que se debilita aunque el fuego de su propio ser quema dentro de su vientre, esperando renacer en Yule.

Por eso nosotros también recordamos y sabemos que todo debe terminar, para luego renacer.

El Ritual de Mabon

Comenzaremos arreglando el altar y trazando el círculo.
Llamamos a los Guardianes.
Ponemos los frutas y cereales como ofrenda.
Encendemos la vela marrón…

Ahora disfrutamos los frutos de nuestras labores.
Ahora celebramos la cosecha.
Como sembramos en la primavera, ahora recogemos.
Vamos ahora a saldar nuestras deudas y disfrutemos de lo merecido.


Parados ante el altar, elevando el plato de ofrendas, decimos:

Las hojas caen, Los días se hacen fríos.
La Diosa echa su manto de Tierra a Su alrededor
mientras Tú, Gran Dios del Sol, navegas hacia el Oeste
hacia las tierras de encanto eterno arropado en el frío de la noche.
Las frutas maduran, las semillas caen,
las horas del día y la noche se equilibran.
Los fríos vientos soplan desde el Norte, aullando lamentos
En esta aparente extinción de los poderes de la naturaleza,
Diosa Bendita, sé que la vida continúa.
Porque la primavera es imposible sin la segunda cosecha
tanto como la vida es imposible sin la muerte
Bendiciones a ti, mientras viajas hacia
las tierras del invierno y a los amantes brazos de la Diosa

Ponemos la canasta en el suelo, y decimos:

Graciosa Diosa de toda la fertilidad,
corté y coseché el fruto de mis acciones, buenas y malas
Dame el coraje para plantar semillas de alegría y amor
en el año venidero, eliminando la miseria y el odio.
Enséñame los secretos de la sabia existencia en éste planeta
luminaria de la noche!


Damos gracias Dios/Diosa por los frutos de la cosecha:

Doy gracias
por los frutos de esta cosecha.
Cuando disfrutemos de los frutos de nuestras labores,
la cosecha de nuestras vidas, no olvidemos nunca
a los que no son tan afortunados.
Ofrecemos aquí una porción de nuestra fortuna
para los lugares donde más falta haga. Que así sea.
Que el Señor y la Señora bendigan estas ofrendas

Comemos, dejando una parte como ofrenda a Dios/Diosa. Luego de habernos asentado y centrado, nos despedimos de los Guardianes y cerramos el círculo.

Feliz Mabón!!!

Existe dentro de cada una de nosotras una Diosa en potencia, una Diosa oculta, una Diosa que aguarda el momento de salir a la luz... porque la Diosa tiene mil nombres y caras

Aperta Celtica!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario